3 mitos a tener en cuenta antes de decidirse a emigrar

Una de las preguntas más habituales en el blog es si me conviene o no migrar y que si está fácil migrar a Inglaterra o a equis país. La respuesta honesta es dura: quédate en tu país, no emigres!!!

Migrar a otro país, y más si vas a un lugar con otro idioma, es una aventura con miles de trámites, burocracias, etc. “No es fácil” diría un gran amigo. En los países latinos existe la mala idea que los que migraron se llenaron los bolsillos de euros o dólares de un día a otro. Obviamente si que existen casos de éxito, pero en general voy a tirar abajo ese mito:

  1. En la mayoría de los casos, a la gente no le va tan bien como parece. Lo que sucede es que una característica del migrante es que busca convencer, incluso (y sobretodo) a si mismo, que su decisión fue correcta. Por ese motivo la mayoría de la gente suele exagerar su éxito. La mayoría trabaja de cosas que no aceptaría en su país de origen con estilos de vida que en su país no se atrevería a realizar por el que dirán. El anonimato en el exterior ayuda a vivir como un mendigo sin que nadie juzgue.
  2. A lo anterior sumemos las famosas historias de éxito que cuentan amigos y familiares sobre gente que ni siquiera conoce. Un día llega tu madre y te dice: me encontré con la madre de pedrito, dice que en Inglaterra le va fantástico, que tiene un sueldo increíble. Aquí, lo dicho en el punto 1 se potencia. Primero: pedrito seguro exagera su éxito a su madre. Segundo, como toda madre que quiere presumir el éxito de su hijo, seguramente la madre de pedrito le agregue una pizca adicional de éxito cuando lo cuenta a sus amigas, entre las cuales se encuentra tu madre. Conclusión: pedrito tal vez trabaja de camarero en una cadena de restaurantes, pero nos llega que pedrito es socio accionista de uno de los mejores restaurantes de comida libanesa en Londres.
  3. Luego vienen los precios: acá en España los jeans salen 20 euros, las camisetas 3 euros, los calzoncillos 50 céntimos, etcétera, etcétera, etcétera. Lo que no aclaran es que compran a esos precios en tiendas baratísimas en donde no comprarían si estarían en su país de origen. Comparan un jean de Primark con un jean de Levis en su país. Este mito es más fácil de tirar abajo porque basta con meterse en alguna tienda online a ver los precios.

Conclusión: si realmente estás considerando el emigrar a tu país, por favor, haz tu propia investigación. No dejes que nadie, ni siquiera este blog, tome la decisión por ti. Siéntate, investiga, observa ventajas y desventajas. La realidad es dura. Nadie te estará esperando en el aeropuerto de Heathrow con alfombra roja con un trabajo bien pago para que disfrutes a lo grande del viejo continente. Por suerte también hay unos pocos migrantes honestos dispuestos a contar su historia real ¿En qué fijarse? Eso será tema de otro artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *